El principio del fin Interludio 2: Naturaleza y Tecnología

Este segundo interludio, Naturaleza y Tecnología. ocurre justo después del capítulo 4 en el que logré el renombre suficiente como para reclutar a mi cuarto aventurero, un ingeniero enano. Su estreno será en el capítulo 5 y último de la campaña el principio del fin.

Podéis descargar como siempre el pdf

Crónicas de Gormalak - Círculo de Sangre (pdf) (172 descargas)

Shina descansaba en la terraza de la segunda planta de la casa que era el cuartel general de la cofradía. Aunque estuviera dentro de la ciudad ese pequeña terraza era su particular remanso de paz ya que allí tenía unas cuantas plantas así como un viejo bonsai que trajo desde su hogar lo que hacía que sintiera los espíritus de la naturaleza cerca de ella.

Llevaban varios días de descanso mientras la Guardia Estatal y otras cofradías recién llegadas intentaban averiguar a donde había huido el infame Desker. <<Menos mal que nos han dejado descansar, porque estábamos todos agotados… si hasta Morales lleva dos días sin salir de borrachera>>

– ¡Hola! – gritó alguien desde la calle – Me ha comentado un amigo de la guardia que estabais buscando aumentar vuestra cofradía.

Shina se asomó por el balcón y vio a un enano rechoncho con anteojos, una pistola al cinturón y fumando un enorme puro.

– Me llamo Grumeck del Clan Arfin de la lejana Aughurum – dijo antes de que ella pudiera decir nada – Y estaré encantado de proporcionar mis servicios a tan distinguida dama elfa como vos.

Shina parpadeó dos veces… <<¿Me ha llamado Dama?>>

– Llama a la puerta que Morales te abra mientras bajo – dijo ella – Y por favor, apaga ese puro antes de entrar y no seas zalamero.

El enano soltó una larga carcajada y apagó el puro con dos dedos callosos.

Cuando Shina llegó al salón se encontró al enano sirviendo de una petaca que llevaba en dos vasos para él y Morales.

– Siento decirte que no tengo suficiente licor para ti también – dijo cuando la vio – pero puedo darte mi vaso, aún no lo he probado.

– No te preocupes – dijo y tas unos instantes de duda añadió – Grumeck del Clan Argin.

– Grumeck bastará – respondió él sentándose en el sofá sin esperar invitación – Tú debes ser Shina y él es el Sargento Morales, he oído hablar mucho de vosotros y creo que mis dotes como ingeniero y tirador os podrían venir muy bien en el futuro.

– La verdad es que no me gusta demasiado la tecnología – dijo Shina – pero es cierto que visto lo que ha ocurrido en anteriores misiones nos vendría muy bien un tirador.

– Pues yo soy vuestro enano – respondió – necesitaré una habitación que usaré también como laboratorio así que recomiendo que no esté cerca de los pilares del edificio.

Grumeck se rió a carcajadas.

– A mi me parece un buen compañero – dijo Morales apurando el vaso – Y espero que traiga más de este extraño pero sabroso licor enano.

Shina suspiró. <<Morales emborrachándose también en casa… lo que faltaba>>

– De acuerdo Grumeck – dijo Shina – voy a presentarte a Jin y enseñarte la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*