Dame una idea y entra en el sorteo de un Cultos innombrables en pdf

Como ando algo desganado de escribir de los temas pendientes (los 52 retos de escritura, una historia de ciencia ficción basado en un sandbox que estoy dirigiendo, partidas de una campaña de círculo de sangre y unos de un mundo de fantasía que empezaré a dirigir en breve) y aunque los pienso retomar lo antes posible quería seguir escribiendo relatos en el blog o pequeñas aventuras.

Así que he decidido pedir a mis lectores que me deis una idea para crear un relato (y si me gusta mucho incluso una aventura de rol). La idea debe ser breve de un par de líneas como máximo, y con eso sin hacer nada más ya entráis en el sorteo de una clave para activar y descargar en vuestra cuenta de NoSoloRol el manual básico de Cultos Innombrables.

Para participar simplemente usad el siguiente formulario:

Sorteo de 1 clave para cultos innombrables en pdf

Y aprovecho para recordaros que tengo en marcha también el sorteo de una Tablet

2 comentarios sobre “Dame una idea y entra en el sorteo de un Cultos innombrables en pdf

  1. (Renuncio a participar en el concurso).

    Vas en el metro, camino del trabajo. La atmósfera está muy cargada esta mañana. Te has puesto la máscara de papel recomendada, aún a sabiendas de que los metales pesados en suspensión y los grupos halógenos no quedan retenidos por la fina película de celulosa. El monótono cabeceo de la cabeza tractora transmite un lento temblor al resto de vagones, poblados por otros trabajadores felices.

    Un hombre tose, llevándose la mano al pecho. Le miras de forma condescendiente, curioso, y apenas te sorprendes cuando el hombre se incorpora rápidamente, y notas el tono violáceo de su rostro. De forma compulsiva, se agita solícito, buscando la ayuda de otros viajeros. Se aferra a la manga de uno, quien le observa con disgusto, tratando de soltar la mano que se mantiene agarrada.

    El hombre cae al suelo, lentamente. Los pasajeros lo ignoran. El cielo se ha vuelto plomizo, observas ensimismado. La puerta del vagón se abre y suelta su carga laboral. Echas una mirada atrás, curioso, para observar el cuerpo del hombre que se ha desmayado. Pero no ves ningún cuerpo en el vagón. Seguramente sea otro ciborg defectuoso, piensas para ti mismo, mientras te diriges al centro de control de inteligencia artificial.

    El robot de guardia saluda mecánicamente cuando pasas el escáner biométrico. Cómo odias esas máquinas. No puedes evitar el escalofrío que te recorre desde que estuviste en la sección de interfaz neural. Estás deseando llegar a tu puesto de acceso para poder introducir el programa en el que has estado trabajando estas últimas semanas. Estás deseando ver lo que esta rutina de programación puede hacer en esas horribles máquinas. Lo deseas tanto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*